ENVIOS GRATIS EN TODA ESPAÑA / 15% de descuento en compras mayores a 50 EUR

Yoga para embarazadas: ventajas de una sesión de asanas en la maternidad

Para dejar atrás el miedo al ejercicio y la ansiedad durante el embarazo nada mejor que comenzar con la práctica del yoga adaptado a la maternidad, en su etapa prenatal y post parto.

Mientras algunas mujeres pasan su embarazo quejándose de dolores, hinchazón, ganando peso y sufriendo por la transformación de su cuerpo, la alternativa que da el yoga para la maternidad es una forma consciente y fluida de llevar los cambios de cada etapa y preparar a la madre para la llegada del bebé, física y mentalmente.

Estas clases, además, son impartidas por un instructor especializado a través de un estilo adaptado de Hatha Vinyasa yoga.

Cada postura posibilita la consciencia materna, flexibilidad muscular, energía corporal, agilidad y armonía.

¿Cómo ayuda el yoga durante la gestación?

Ejercicios de bajo impacto

Mantenerse activas físicamente es una de los retos más grandes de toda mujer embarazada. Para esto el yoga es genial porque es capaz de tonificar los músculos, lograr una consciencia postural y mayor flexibilidad en la zona pélvica sin demasiado esfuerzo ni peligro.

En el primer trimestre es aconsejable limitarse a practicas de respiración o posturas muy básicas, dejando la exigencia física para más adelante.  

Conexión con el bebé

Unos minutos de silencio estirando el cuerpo sobre la esterilla bastarán para activar la parte consciente del embarazo. El yoga prenatal ayuda a mantener al bebé dentro de la mente, a darle un espacio, reconocer sus movimientos, posturas y ayudarlo a sentirse a gusto en el cuerpo materno.

Esto es fundamental durante el segundo trimestre, periodo en el que el bebé se desarrolla y requiere nuestra energía.

Preparación para el parto

Aumentar la capacidad respiratoria es fundamenta para controlar el ritmo del parto. Además, entrenar la pelvis y aprender a fluir con el dolor acondiciona para un parto natural.

Para el tercer trimestre es especialmente importante preparar la llegada del bebe con ejercicios de apertura de cadera como el loto o la mariposa.

Nuevo cuerpo

Aceptar los cambios físicos, emocionales y estructurales es un verdadero desafío para la feminidad. El yoga trabaja ese proceso de fluir a cada transformación con armonía y ayuda a aprender a moverse y respirar con el peso del embarazo y del cuerpo post parto.

Relajación

Meditar y estar en plena consciencia del estado de maternidad permite construir calma ante el estrés y los dolores. Además, reduce la sensación de fatiga física, disminuye los síntomas depresivos y mejora el sueño.

Menos dolencias

La gestación tiene dolencias típicas en la espalda, tobillos y músculos.  Sin embargo, los movimientos y estiramientos de los asanas mejoran la postura y circulación evitando la retención de líquidos y tensiones articulares.

Para lograr este alivio lo más recomendable son las secuencias vaca-gato.

← Publicación más antigua Publicación más reciente →



Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados