ENVIOS Y DEVOLUCIONES GRATIS EN COMPRAS MAYORES A 45 EUR

Cocina emocional: el secreto de una gastronomía en armonía con el cuerpo

Seguro te ha pasado que, al dar un bocado a tu comida favorita, más que un buen sabor, esta logra despertar en ti una serie de sensaciones y emociones únicas y estimulantes. Pero. ¿de qué depende esto? Pues el secreto de esos platos sentimentales es lo que busca develar esta nueva tendencia gastronómica llamada cocina emocional.

En esta modalidad, la neurociencia y el mindfulness se han unido para probar que todo lo que comemos tiene un vínculo con nuestros sentimientos y, a través de ellos, con nuestra salud nutricional.

Más allá de darle energía a nuestro cuerpo o del provecho físico que pueda tener, la alimentación es una práctica que puede traer beneficios sociales, mentales y sentimentales si se realiza bien desde su preparación hasta su consumo.

¿Qué interfiere en la cocina emocional?

Cocinero

Lo primero es la actitud al momento de la preparación. Más allá de las técnicas y cantidades, la sazón del chef viene dada en gran parte por su pasión, dedicación y ánimo del momento.

Por eso dos platos nunca son iguales, porque no siempre el cocinero tiene la misma disposición durante el cocinado.

Ambiente

El ritual de la cocina emocional tiene dos escenarios fundamentales: la sala del restaurante (o la mesa del comedor de casa) y la cocina.

En el primero es fundamental crear un espacio sin distracciones sonoras y una mesa a la altura y distancia adecuadas. Algunos incluso gustan potenciar las sensaciones desde el decorado temático o la vajilla con forma innovadora.

Por su parte, en la cocina debe reinar el orden, la limpieza y el trabajo en equipo. Un cocinero que prepara sus platos con ropa cómoda y luz adecuada, por ejemplo, podrá trasmitir mejor las sensaciones de forma armónica y potente.

Consumidor

La actitud frente a la alimentación requiere que cada comida sea un momento exclusivo del día para relajarse, saborear y disfrutar.

Comer apurados no solo nos sentará mal físicamente, sino que no nos permitirá sentir la comida desde sus emociones y energías.

Alimentos

Desde su composición química, textura y color, cada alimento produce una reacción cerebral y de comportamiento única frente en la experiencia culinaria.

Para entenderlo mejor es importante comprender cómo algunas elecciones tienen efectos físicos:

  1. Los cítricos pueden aliviar la depresión y el estrés a través de sus aminoácidos.
  2. Los frutos secos o la leche ayudan al buen humor y la relajación.
  3. La canela contiene serotonina, capaz de crear recuerdos olfativos favorecedores.
  4. Los dulces estimulan la liberación de endorfinas y con ellos la sensación de felicidad.

 

Conociendo estos elementos te invitamos a que tu próxima vez frente a los fogones o la mesa sea de manera consciente y te dejes animar por cada bocado.

← Publicación más antigua Publicación más reciente →



Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados